¡Anunciá en Tuloescribes!      contacto Contacto      regístrate Registrate       iniciar sesión Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>

                    . : Comunidad de Literatura : .



por: autor palabra
Domingo 30 de Abril de 2017

Cobardia capitulo 2

Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Categoría: Novelas | Fecha: 14/04/2017
Facebook
Bajar escrito en PDF    
Enviar por e-mail    
Imprimir escrito    
Agregar a Mi Biblioteca    


Capitulo II

Fonseca Figueroa.

FF era el nombre de batalla deÁngel Corona Jaramillo, miembro de los cuadros operacionales de laSegunda Brigada Internacional de Operaciones Especiales del PartidoComunista Mexicano. Él era responsable de captación, organizaciónde cuadros estudiantiles y obreros; de grupos de agitación permanente en sindicatos metalúrgicos, petroleros, propaganda,motivación y agitación de masas campesinas.

Había organizado con bastante éxito disturbios en Perú, Ecuador en la zona bananera, también en Chile a nivel de la universidad. Ahora estaba en Caracas bajo la cobertura de un tranquilo vendedor de cueros, vestidos y perfumesdesde México. Personalmente si fuese un capitalista, le hubiera ido bastante bien. Había producido dinero en cantidad. Aprovechando un status quo de legalidad, estaba captando cuadros para organizar una brigada internacionalista para ayudar en el frente ruso. Ahí la cosa no había sido muy exitosa. Logró captar muchos simpatizantes, inclusive en el ámbito de tropas,policías y oficiales recién graduados. Todos daban discursos espectaculares. Manifestaban un heroísmo rayano en lo sublime, cuando él les indicaba para ir en primera estancia a entrenarse en un campamento en México y de ahí irse por avión vía Alaska paraSiberia, para desde ahí trasladarse en ferrocarril para el frente de batalla, recibía unas excusas muy extrañas. El niño tenía fiebre.mi mama me dijo que no podía ir, Yo iría pero ahora mismo tengo un problema digestivo y el médico me prohibió viajar, etc., etc. En definitiva solo le quedaba para esa misión especial Leonidas, pero ese también daba unas excusas,que indicaban que contara con él, pero primero tenía que graduarse,ya después iría, Eso lo desconcertaba, pues supuestamente este era el pueblo y raza que había dado la libertad a nada menos que cinco naciones, pero en fin no parecían muy combativos estas gentes y si unos artistas para dar excusas y explicaciones.

Pero eso no era tan importante.Tenía órdenes nuevas. Le mandaban a entrar en contacto con unagente inglés.



Ahora estaba sentado en la plaza Sucre de Valencia, viendo como la fresca tarde de las 4 ,dejaba ver a las muy bonitas jóvenes que paseaban por la solitaria y tranquila calle.

Vio venir al hombre en inmaculado traje de blanco lino. No pudo menos que sorprenderse. La contraseña era un pañuelo azul en un traje absolutamente blanco,tal como el transeúnte que directamente se dirigía hacia él. Su contraseña era el uniforme de un empleado de correos con un paquete de libros amarrados con cinta verde.

Vaya. Esperaba a otra persona.-- Dijo dándole la mano al otro e invitándolo a sentarse en el asiento de madera del parque.

No me digas amigo. Los negros también somos ingleses y saludamos a la reina—le dijo el otro con una amplia sonrisa burlona, en medio de su particular acento.

Figueroa Fonseca no dijo más nada. Escuchó atentamente la disertación del otro. La situación, sus implicaciones, lo que se quería de él. El norteamericano había fracasado estrepitosamente en su búsqueda. contar con los de aquí era pedirle a una gallina que atrapara a un león. Había que detener al contacto alemán sea como fuese, pues los alemanes cada vez eran más arriesgados. Desde Marzo estaban activos y al descubrir que este país no tenía prácticamente ejército, ya se atrevían a atacar en la propia costa.

El petróleo se necesitaba. Las pérdidas en todo tipo de gasolina y petróleo crudo eran muy altas.Algo había que hacer.

Figueroa Fonseca dibujo en sumente la cara de Leonidas. Ese chico le serviría, aunque fuese paraeso.

¿Cómo dijo que se llamaba el submarino que está actuando cerca de nosotros?. ..Pregunto Fonseca.

Hay varios. Pero el que estámás activo en el triángulo Isla de Aves, Curazao Margarita es el U-535, es muy hábil y descarado. Se dejó ver por unos pescadores deBarcelona quienes anotaron el nombre después de saludarse amistosamente.

U535. -- Repitió el negroTobías Kaki, dándole la mano y viéndolo con una sonrisa igual deburlona. El hombre vio al inglés alejarse , entrar en la oficina de correos y telégrafos.

U-535. -- Repitió Fonseca Figueroa. Comenzó a bajar por la Montes de Oca, buscando la plaza Candelaria, para tomar un auto expreso que lo llevaría a Caracas.

U535. -- Dijo cuándo se instaló cómodamente en la Chevrolet Suburban1942 que una hora después comienzo a trajinar por la carretera panamericana y pasar por el pueblo de Guacara, Mariara, Maracay, LaVictoria, el Consejo, Tejería, la parada en el puesto de Guaracarumbo en medio de espantoso frío y neblina de las 11 de lanoche.

U535. -- Dijo el hombre comiendo unas hallaquitas de jojoto y chicharrón con bastante salsa picante

A U535 le cae la madre completa.-- Dijo finalmente el agente comunista cuando por fin logróbajarse con las piernas dormidas a las dos de la mañana en la plaza del silencio.



I



El Capitán de Fragata Rafael Vegas llegó ese mismo amanecer, mientras Fonseca Figueroa sin dormir activamente planificaba su asignación. Vegas se vio obligado dos patadas a su mujer porque le dejó una arruga en la camisa del uniforme. Pero la verdad la rabia no era contra ella, era porque la camisa le quedaba muy ajustada. Estaba engordando. Sin embargo prestamente descendió del vehículo al llegar a su destino. Camino igualmente con la expresión y tono dePatton al recibir el VII ejército...Los oficiales de guardia se fueron parando prestamente, saludando a su paso. El hombre no quería sonreír. Pero estaba seguro que le asignarían el comando de la agrupación de la marina en el desfile el día de la independencia. A pesar de su disgusto contra la camisa y su mujer, entendió que más nadie que él se lo merecía. Lo había jodido demasiado. Estuvo de guardia el 31 de diciembre, Carajo. Todo el mundo bebiendo aguardiente y el como un bolsa en una oficina viendo los cohetes desde ahí. Después dos meses clavado en esa mierda de Carúpano. Que desgracia. Él era el único que había estado en el "Arizona" cuando este atracó en el muelle de Puerto Rico en Junio del 39. Todos esos sacrificios y este bojote de falta de respeto se lo montaban a él. Todo lo difícil, las guardias, las pernoctas, los informes, los sitios lejos. Vegas está ahí para resolverlo. ¿Ascenso? Para después. Los ascensos eran para la pléyade de maricos que estudiaban en USA. Pero los que como él se jodían, nada. Por eso se los diría. El desfile era mío ypunto. Desfile y ascenso. Ascenso y desfile. Si no se la daban, le metería Imaginarias a todo el mundo hasta reventarlos. Se convertiría en un arbitrario completo, pues alguien tendría que pagar la arrechera.

Asumió la cara de sacrificiode todo aquel que va para la misión más trascendental de su vida.Le indicaron que el Ministro con el Comandante de la Marina ya estaban en el despacho. Ese era otro ingrato. Entraron igual a igual en la escuela de grumetes, por dejar enano a Tarzán jalando bolas ,era su más antiguo. Lo trataba como si estuvieran enla escuela.

Entró al despacho, vio a los dos hombres. Pensó mentalmente. ¿Zapatos? Bien. ¿Uniforme? Bien. Vio al comandante. Un pedazo de enano que se copiaba en los exámenes. Por lo menos yo no aprobé, pero estudiaba.Saludó en estricto firme a los hombres, quienes le regalaron una extraña y sardónica sonrisa.

Por un momento contuvo la risa.Su comandante, era conocido como cabeza de cuchillo, no había manera que la gorra del uniforme le quedaba bien. Parecía que se unía con el cuello, y este ingrato siempre se empujaba en la punta de los pies para parecer más alto.

Sin embargo un no séqué le dijo que comandaría el desfile de la Marina. Es que no habíaotro más capacitado que él mismo.

Se vio obligado a ocultar sus manos bajo la gorra de tanta emoción. Desfile y ascenso. Ascenso yDesfile. Ahora si le veía el frente a la casa del paraíso. Se imaginó ya vistiéndose con las insignias de Capitán de Navío.

Mira Vegas. La vaina está más que difícil. -- dijo el ministro con cara de No encontré a otro idiota y te jodistes tú. -- El presidente está bien arrecho, por ahí anda un submarino alemán echando vaina y los Colombianos lo andan cazando casi dentro de nuestras aguas. De paso hundieron un petrolero y tenían unos 25 venezolanos de tripulación. Nada menos. Si elpúblico llega a saber esa vaina, el pueblo va a pedir en qué carajo trabajamos nosotros. Ya están más que arrechos por el peo del Golfoy el paso por el Orinoco.--Finalizó el Ministro mientras el otro ponía la clásica sardónica expresión, rostro común entre los oficiales, cuando sabían que alguien tenía que hacer algo de verdad.

Vegas después del Firme se sentó.

¿Pero qué puta madre tieneque ver eso conmigo?. -- Se preguntó Vegas sintiéndose absolutamente sorprendido y con unos extraños movimientos en su esfínter anal. Era como si a un médico le dijesen que tenía queoperar a alguien y protestas por ello.

De esa manera. -- Continúo el ministro.-- Le vas a mover el culo al Río Caroní y al Río Orinoco,que se va a oxidar de tanto estar paradas en Maracaibo. Las vas a sacar del lago. La río Caroní es oceánica, puede irse al golfo deVenezuela y vigilar. Tú para que no digas que somos una mierda contigo vas a comandar la escuadra desde La río Orinoco y te vienes por la costa hacia el centro. Las órdenes son. Si ves el submarino,lo radias y los norteamericanos hacen el resto.

No me jodas. -- Riposto Vegas indignado. --Será el manchón de aceite que vamos a dejar. ¿Quién carajo dice que una pedazo de cañonera puede contra un submarino alemán?. Son unas latas de sardina que de vaina dan 9 nudos. Prácticamente son un objeto fijo. ¡Y que buscando un submarino alemán¡. No envaine.

Nada de peros. No hay permiso.Nada de que tengo la tensión alta o diarrea. Planazos para cualquier hijo de su madre que venga con cuentos de niños con fiebre.—Aclaró el otro, con un gesto de contención en sus manos.

¡Coño¡. No es justo. --Dijo Vegas casi con los ojos llenos de lágrimas y un temblor en la voz. ¿No hay otro más guebon que yo?.

¿Qué vaina es esa?. -- Contestó irritado el ministro alzando la voz para que oyeran los que estaban pegados a la puerta del otro lado del despacho. -- Cero cuentos. Vas y vas. Te vas a reportar diario conmigo. Carta blanca. El que pida permiso me lo metes por orden mía al Cuartel San Carlos. Finalizó el ministro dando abruptamente terminada la reunión.

Vegas saludo casi perdiendo el equilibrio. sin entender recibió un sobre amarillo con un sello rojo de confidencial. Ahora sítenía ganas de ir al baño de verdad. Colombianos. Alemanes. Eso no tenía nada que ver con la semana que el paso en el Arizona, mientras estuvo estacionado en Puerto Rico de visita.

Salió casi ciego en medio del gran número de oficiales que llenaban el pasillo. Ahora nadie dudaba que la vaina estuviera jodida. Mandaban a Vegas. El más coño de su madre de todos a una misión.

Vegas salió ofuscado, bajo por la amplia avenida de la Planicie llegando a la salida del Silencio,buscando ir a cualquier bar. Un bendito auto avanzaba lentamente. El hombre le tocó enfurecido la corneta. El otro le hizo un gesto obsceno con la mano. Vegas lo choco por detrás. El otro se detuvo y se bajó. Se detuvo en seco al ver al hombre uniformado hecho una furia. Vegas descendió. Ya tenía con quien pagar la rabia.

¿Eres flojo? Pedazo de marico.-- Gritó Vegas sacudiendo al hombre, dándole dos cachetadas--.Aprende a manejar estúpido. Le gritó zarandeandolo sin compasión.

Un policía se acercó rápidamente pistola en mano.

Mete preso a este guebon.-- Grito fuera de sí Vegas, zarandeando como un trapo al otro. Repitió más que enfurecido.-- Para que aprenda a manejar. Le dices a tu comandante eso. Que va preso por bolsa., Mete a este guebon preso por 72 horas,para que se lo cojan entre todos y aprenda a manejar rápido. ..---Termino de gritar Vegas, montándose en el carro. Chocando nuevamenteal otro vehículo. Arrancando con un chirriar de neumáticos.

Vegas se metió en el primer bar que consiguió. Se tomó un ron. ¡Que arrechera mi hermano¡.¡Pero que arrechera¡.

En la madrugada un Vegas descompuesto y completamente ebrio, tocaba sin ninguna decencia una alta puerta en cualquiera calle de Altagracia, casi junto a laPastora.

Ábreme Perla. Ábreme Perla.--Decía la voz babeante del hombre

La puerta la abrieron y le hicieron un gesto de silencio.

Chito. -- dijo la mujer agarrándolo, para ayudarlo a entrar.

Ahora si me jodi. Mi Mujer. Mihija. ¿Qué va a ser de ellos? Me jodí y me jodi. De esta no me salvo. ¿Porque dios mío no vienes y meayudas?. --Suplicóel hombre desesperado, hecho un mar de lágrimas es medio de unaespectacular borrachera.

La mujer no entendió nada de lo que el borracho decía. Pero lo acomodólo mejor que pudo en la cama, y el hombre inmediatamente se quedódormido.



II



Rafael Vegas había bebido hasta la madrugada. Pero con costumbres pseudomilitares se levantó ebrio todavía y un fuerte baño de agua fría lo trajo a la realidad. Rato después enfrentaba unos huevos revueltos, salsa picante, queso blanco suave y unas arepas bien tostadas. Un muy buen café cerrero lo trajo al 15 de septiembre de 1942. La silenciosa madre de Perla Cocinaba, vestida dentro de un estricto silencio.

Perla por otro lado manteníaen un risueño silencio fingiendo estar disgustada. El hombre comía con apetito. De verdad necesitaba una cerveza fría, para contrarrestar en algo la espantosa resaca.

Buenos días mi señor. Usted anoche estaba bien echado a perder. -- Saludó la mujer ya vestida para irse al trabajo.

Tengo mis motivos. Ahora te cuento. Yo te llevo al trabajo. Es algo muy feo. -- Dijo el hombre con gesto trágico nublándole el rostro.

¿Qué te pasa?-- pregunto la mujer. -- ¿Le vas a dar un golpe a Medina?

Voy a vestirme. Me traje elcarro y en el te llevo. -- Contestó el hombre en el mismo lúgubre acento.

Sigue así hija mía. -- Dijo finalmente la mujer a su hija cuando el hombre sin ninguna educaciónse paró de la silla y fue a vestirse al cuarto. --Has perdido todas las oportunidades. Ahora andas creyendo que ese señor va a dejar asu mujer y a su hija por ti. Si como no.

Puros bates quebrado es lo quehe tenido. No todas nacemos para vestirnos de blanco. == Concluyóla mujer, sin hacer más caso a su madre.

Ya no. -- Contestó fatalmente la otra, intrigada por la actitud del hombre. La curiosidad la mataba. Así sería el chisme.

Un rato más tarde el auto militar con una enorme abolladura en su trompa bajaba por las calles de Altagracia, rumbo al centro de la ciudad. El hombre llevaba a la mujer su trabajo en el Ministerio de Comunicaciones donde ella era mecanógrafa.

El hombre se explicaba.

El presidente quiere que sea yo. Claro. Como en la fuerza lo que hay es una manada de jalabolas y chupamedias, el único que puede echarle bolas a esa vaina de pelear contra los alemanes soy yo. Para más arrechera un bolsa delante de mi manejaba como si la calle era de él, y me obligóa chocarlo, pa' mis cojones. Este carro es del gobierno.-- Dijo el hombre alzando la voz y golpeando el volante a medida que se enfurecíamás y más, mientras al manejar recordaba todo lo que le acontecía.

La mujer mientras escuchabacada vez quedaba más estupefacta ante tamaña afirmación. Si la guerra era por allá bien lejos, ¿Que tenía que hacer Rafael Vegas,un borracho que se cansaba después de caminar una cuadra en una guerra?.

Pero. ¿De que estas hablando?-pregunto estupefacta la mujer.

Es verdad. Los alemanes andan jodiendo por el Caribe, cerca de aquí. Yo soy el que tiene que salir en comisión a buscarlos y hundirlos. Lo más seguro es que hayan sido los norteamericanos que me recomendaron. ¡Claro¡. Como yo estuve una semana en el Arizona. -- Explicó el hombre con un lúgubre orgullo, más bien propia de los norteamericanos que se debatían en esos momentos en Guadalcanal.

Al llegar a la puerta del ministerio, Perla no aguantó más. Estalló en un convulso llanto,que no fue dejado de ver ni por el ciego que mendigaba en la esquina.La mujer con las lágrimas arruinándose el excesivo maquillaje que cargaba dijo con voz temblorosa.

Prométeme por la Virgen delCarmen que no vas a ir. Inventa una excusa. De verdad odio a losnorteamericanos.¿ Por qué no van ellos a luchar contra los alemanes?¿ Por qué te tienen que mandar a ti?. -- Dijo la ignorante, demostrando que jamás en su vida había leído un periódico, pues no sabía que los norteamericanos luchaban contra los japoneses y alemanes al mismo tiempo.

Cuando entramos a la Marina juramos por la patria. Es mi deber. Yo jure pelear por mi país.--Mintió el hombre, buscando darse valor ante la magnitud de la tarea.

No. No mi amor. No. --dijo la mujer sin mirar al grupo de estrépitos que sin disimuló veían la escena a las puertas del trabajo. La mujer tomo aire y se decidió.

Papi. Ven esta noche, que te tengo tu regalito. Tu caminito a la gloria te lo tengo limpio y acomodado solo para ti. -- Ofreció repentinamente viéndolo a los ojos significativamente, para finalmente asentir en silencio

¿De verdad?. -- Dijo el hombre con un nuevo entusiasmo, olvidando momentáneamente el susto que le daba recordar sus órdenes. .

Perla bajo sus amplias caderas,traseros y tetas como lechosas, que indicaba su descendencia de mulatos y mestizos, trató de disimular sus lágrimas Ante sus compañeros de trabajo, que sin ninguna educación seguían viendo la escena, amontonados en la puerta.

Ella Entró al ministerio a las7.45 AM. A las 8.05 AM; Absolutamente todos los empleados, obreros yvisitantes sabían a nivel nacional que la marina de guerra zarparía para ir hasta Alemania, Japón, China y Rusia a pelear contra todos,nadie sabía por qué carajos.

Cuando 3 días después Rafael Vegas llegó con la cara verde del susto por volar en el Boeing Model 307 Stratoliner de Pan AM que lo llevó de Maiquetía Maracaibo y que seguiría para New York. Consiguió a toda la base naval con el culo en dos manos de tanto susto y corre.

III



Coño vale. Eso no se hace.Tengo un mes sin ver a mi mujer ni a mi mama. Todos los días mimujer me llama de noche arrecha porque tiene ganas y yo no puedo ir.Nojoda. Me va voltear con el hijo del panadero si sigue así. Loshijos míos se les va a olvidar hasta la cara mía. -- Expreso llorosamente a manera de saludo el Teniente de Navío José Mendible sin ninguna distancia con su superior, producto de las inmensasborracheras cuando ambos estuvieron en Carúpano y recibieronbastante dinero de los contrabandistas del Diesel para Trinidad. Era un gordito, nervioso. Comandante de la Cañonera Río Orinoco.

Tengo las hemorroides brotadas. Tengo un mes sin saber lo que es un whisky. --Protestó el hombre dolorosamente, estrellándose contra el gesto de fastidiada contención que le dio Vegas, caminando rápidamente hasta elChevrolet militar que los esperaba al pie de la rampa.

Somos dos a los que jodieron.-- Replicó disgustado Vegas, todavía asombrado de este golpe del destino.

Ya vas a ver a la tripulación jodiendo. A todos. -- Amenazó con un gesto de ya te vas a enterar

Dos tiras de ascenso para todoel mundo. Nosotros quedamos ya ascendidos y más antiguos en el ordende méritos.

¿Más antiguos?. --Dijo el otro abriendo los ojos de pura sorpresa.-- Esa vaina no la sabía yo.Pero. ¿De qué vale? Sera en la funeraria.

Para que lo sepas. -- Replicó Vegas metiéndose en el auto con el otro arrancando velozmente y manteniéndose en la indignación que le daba tener que realizar por primera vez en la vida algo para lo que fue entrenado. No le daba la cabeza que un médico se entrenaba para curar enfermos, no para ponerse una bata de médico. Un ingeniero estudiaba para construir carreteras y casas, no para cargar un casco. El siempre creyó que un militar era para portar un uniforme para abusar de los civiles, ir a un desfile militar y beber aguardiente sin fin y a toda hora. Pero el destino parecía haberle cambiado el guión.

No que va. Yo me voy de baja.-- Afirmó repentinamente Mendible, ante la terrible idea de enfrentarse a un hombre igual a él, pero armado.

El presidente negó las bajas.-- Aclaro Vegas—2 años preso al que invente un récipe médico

Ese coño de su madre. ¿Porqué no va el?. --Replicó indignado Mendible. --Mira hermano. Yo estuve cuando. El 16 de febrero de 1942 un U-boat atacó la refinería de la Standard Oíl en Aruba, en las AntillasHolandesas, agredió a los mercantes cerca de la entrada del lago deMaracaibo. Entre los buques hundidos estaba el buque tanque venezolano Monagas, que perdió once tripulantes. Yo estaba en El patrullero General Urdaneta, ayudamos en las operaciones de rescate.Por eso yo si se lo es un submarino Alemán y no son ningún dulce de guayaba.

¿Quién comandaba el GeneralUrdaneta?.—dijo el otro para matar el fastidio, sin importarle paranada la explicación de Mendible.

Mi Capitán de Corbeta HenryLoaiza Yépez...

Ese es un idiota.-- Afirmó Vegas, recordando que Loaiza Yépez estuvo dos años en el norte,haciendo curso de antisubmarinos y quería quedarse allá. -- Quiere Irse a la Infantería de Marina de USA para combatir en la guerra.Estaba aspirando ascender. Ahora se la ponían en bandeja de plata...Vegas no dijo más nada. Pero sabía que Loaiza tuvo un encontronazo terrible contra todos sus subordinados, quienes a la primera cuandoles tocó ayudar a los sobrevivientes del Monagas, se negaron en redondo a salir, por el miedo al submarino alemán.

Me voy de baja. -- Repitió másbajito el otro irrespetuoso. Repitió el insulto contra Medina.--¿Por qué no va a buscar el submarino ese? Chupamedias de los americanos. A mí que me importa, la guerra es de ellos. ¿Por qué tenemos que ir los más bolsas?. Pregunto a nadie el otro viendo porla ventanilla las indias vendiendo chicha en las calles de la ciudad.

El presidente negó las bajas.El que la pida se va directo preso al cuartel San Carlos. --Le aclaro nuevamente Vegas, por si las dudas.

Ese coño de su madre. ¿Porqué no va él a buscar el submarino ese?. --Repitió cansinamenteel otro, viendo con envídia a un grupo de hombres tomar cerveza fría en una de las esquinas de la ciudad.

El submarino a atacó en nuestras aguas.-- Explicó como al descuido Vegas, atizando.

Bueno. Déjenlo quieto. Algún día se irán. Me llegan a matar a mí, mis hijos y mi mujer se van a morir de hambre. Será que se mete a Puta, porque es más floja y no sabe hacer ni una arepa. -- Explicó el hombre refiriéndose obviamente a su mujer.

Vegas por un momento no le disgustóla idea, la mujer de su subordinado estaba la mar de buena. Cuando vio la cara del otro volvió a ser inmutable.

Te vas a llamar al comandantedel Río Caroní. ¿Cómo es que se llama?. --Inquirió Vegasdeslumbrado por el sol.

Ese Guebon anda por el lago dando vueltas. -- Le aclaro el otro, ya llegando el auto al Hotel dellago, donde Vegas se hospedaría, mientras les ponían a tono las cañoneras. Es Loaiza. Te lo acabo de decir.

Al bajarse Mendible vio el ardiente sol y acomodándose la gorra le dijo al otro le dijo refiriéndose al comandante de la Río Caroní.

Ese se va a arrechar hasta lo máximo cuando sepa que va a tener que patrullar. El cree que le van a dar dos meses de permiso. --Dijo Mendible a Vegas con ampliasonrisa. Quería ver al cara del otro cuando le dijeran que teníaque patrullar.



IV



Leonidas quedó en una sola pieza al escuchar la calmada voz de Fonseca Figueroa explicando su reunión con los ingleses. Después de decirle que se bebieron 2botellas de Chivas Regal, los Ingleses finalmente le dieron laencomienda dejándolo inmediatamente sobrio y cuerdo.

Colaboraremos, pero no sería de gratis. --Termino de decir Fonseca Figueroa.

Sus órdenes eran escuchar,analizar datos, perfil bajo, cualquier cosa que ayudará a neutralizar al o a los agentes alemanes que pudieran estar entre las sombras en el país.

Si ellos no pueden encontrarlo,menos nosotros. Razono Leonidas.. ¿Por qué no le piden ayuda a los militares de aquí?

Solo tenemos que escuchar. En este país nadie sabe guardar un secreto. Fíjate tú. Te tiene la empalizada en el suelo esa niña tan bella, nada menos que la hija deun capitán de fragata y novia d e un tal Teniente de Fragata. Si yo se eso. Imagínate a los militares recibiendo una información de auténtica inteligencia. Lo primero es que se lo dicen a la mujer,esta va a la peluquería y lo cuenta, de ahí lo sabe todo el mundo,hasta llegar al espía alemán, que va a tomar sus previsiones. Todo eso en menos de 6 horas.

Vaya. No lo sabía. -- Se asombró Leonidas de fijarse en una niña con semejante muralla. Fue la única noticia importante que considero necesaria. ¿Submarino alemán?. Pa 'mis cojones.

Te veo y no te veo.-- SonríoFonseca Figueroa ante el gesto de indefinición del otro--. Pero a lo que vamos. Ayudaremos, pero vamos a pedir que nos liberen aalgunos camaradas. Nada es gratis, es un término de los imperialistas. Se lo vamos a recordar.

¿Qué podemos ver nosotrosque ellos no ven?. -- Pregunto Leonidas.

Tú mismo lo vas a decir. --Dijo Fonseca Figueroa prendiendo un Marlboro.

Bueno. Tenemos camaradas en losobreros portuarios y petroleros.

Bien.-- Asintió el otro,lanzando una sabrosa bocanada de humo.

Tenemos a pesar de todo, amistades en Acción Democrática.

Ciertamente. -- Dijo el otro aspirando golosamente el cigarrillo.

Ellos también tienen gente entodos lados.

Sigue.

Debemos contactar a obreros que tienen acceso a los barcos.

Estas hablando de Curazao completo.

Bueno. Es verdad. Igual en Maracaibo.

Sí. Todo Maracaibo ve la operación.

Entonces es alguien sencillo que ve la operación, toma la hora de inicio de llenado, ya sabe cuánto dura más o menos llenar el barco y por supuesto que sabe la hora del zarpe.

Exactamente. Es un marino,tiene conocimientos marinos, posiblemente un empleado y lo más probable es que lo haga por dinero.

Sí. Lo hace por dinero. --Dijo Leonidas convencido...

No se ve tan difícil. ¿Por quela policía de aquí o los militares no lo han averiguado?.

Primero tendrían que saber quién se mete en sus camas cuando ellos están de comisión.-- dijoFonseca Figueroa, con una sonrisa que le hizo mover rítmicamente lascejas.

Es alguien con paciencia. --Resumió Leonidas. --Ve cuando comienzan a cargar el buque, se va y vuelve.

Los americanos tienen un agente aquí buscando al espía. Encontró las pantaletas de una vieja y se le olvido el mundo. -- Aclaro Fonseca.

Habrá que ver cómoson esas pantaletas. -- Dijo Leonidas acordándose sin saber por quéde Perla, la hija de la dueña de la pensiona.

Habrá que ver. Manos a la obra. -- Dijo Fonseca. --Vas a contactar a los adecos, pero no sueltes prenda, que ellos son demasiado chismosos.

Voy a la Guaira, de allí a Curazao y terminó en Maracaibo. Voy a ver que veo. Te mando telegramas y te llamarépor teléfono .Pendiente en el teléfono. Estarás cada tarde a las 9de la noche en el contacto prefijado. FinalizóFonseca

Así será camarada. --Sedespidió Leonidas y comenzó a caminar hacia el norte de la ciudad.La Graciela era hija de un militar y novia de otro. ¿Le Gustaba?. Lo sopesó. Era bonita. La clásica chica a la que todo le quedaba bien.Pero no pudo imaginarla en una cama. Era demasiado perfumadita,demasiado bella. No. no podía imaginarla en una cama. El hombre tarareo

Arriba, parias de la Tierra!

¡En pie, famélica legión!

Atruena la razón en marcha:

Es el fin de la opresión.

Del pasado hay que hacerañicos.

¡Legión esclava en pie avencer!

El mundo va a cambiar de base.

Los nada de hoy todo han deser.



V



El anuncio que dio Vegas un día antes de volar a Maracaibo de su asignación, mientras almorzabacon su mujer e hija, causó un efecto muy distinto a lo esperado. Graciela se mantuvo comiendo en silencio y su mujer se limitó a verlo con expresión vacía desde el moretón de su ojo izquierdo. Vegas sintió el alivio que produjo en ellas, el anuncio que estaría afuera un tiempo.

Entiendo. Les gusta la idea queme vaya y la posibilidad que los alemanes me maten—dijo el hombre enfureciendose a medida que hablaba y tuvo como resultado el que el hombre tomaralos platos de comida y los estrellara en la pared. --Ya veo que están contentas. Pero se equivocan. Voy a encontrar y hundir a esa mierda.Cuando vuelva muchas cosas van a cambiar por aquí. Van a tener queaprender a trabajar, pues el burro ya no quiere llevar más carga.—explotó en furia y gritóllena de ira.—Y tu ve a ver cómo estudias. O te casas con el calienta silla ese. Aquí todo va acambiar.

VI



El U-535 recibió un nuevo radiograma descifrado. Estaban conscientes que medio mundo los escuchaba. Pero cuando el enemigo calibrase la información, ya ellos habrían cometido su misión. A 35 metros bajo el agua y a 11 nudos marchaba implacable contra su objetivo. Otro petrolero lleno de gasolina de avión, que marchaba a reponer la gasolina perdida en su anterior ataque. Arriba había mal tiempo. Cosa que los favorecía.Pues eliminaba el patrullaje de aéreo naval de los norteamericanos..Solo uno más y nos iremos un tiempo de vacaciones a revolcarnos con todas las Francesas--. Dijo el comandante a su tripulación.

VII





Leonidas pagó el mes de su renta a la dueña de la casa. Ella era del mismo pueblo que su mama,de Tiznados. La hija de la señora tenía un buen lejos, pero se le veía bastante usada, la clásica tipa que desnudan y luego se olvidan de ella. Era bastante ilustrativa enseñando piernas, traseroy senos. Pero de verdad muy poco cruzaban palabras y miradas. El generalmente Sábados y domingos se mantenía encerrado en su cuarto estudiando. A veces llegaba tarde y veía el solitario auto militaren la igualmente solitaria calle. Sabía que era el amigo con derechos, novio que se yo de la mujer, gracias a esto ella tenía una ínfulas que ni Howard Hughes.

Leonidas llegó a media noche, venía de una reunión de intelectuales burgueses progresistas y Profesores Universitarios que les gustaba filosofar del proletariado, pero todos vivían en buenas casas de Este de la Ciudad;. Había que utilizarlos, eran idiotas con el cerebro frito, pero brindaban buen whisky y tenían conversaciones interesantes , una billetera más o menos floja para ayudar a la Causa. Se planificó fuertes accionesde calle bajo otra bandera política, pues los comunistas eran aliados del gobierno de Medina. Pero lo presionarían para la libertad de varios camaradas acusados de hacer liberaciones monetarias, como era definido los atracos para financiar al partido...

Necesitaban a todo el mundo enla calle, pues el futuro indicaba que el enemigo era AcciónDemocrática, que crecía como avalancha en medio de las masas obreras y campesinas. Los adecos también eran de izquierda, pero más hacia un socialismo moderado. El típico modelo del PRI mexicano o el APRA Peruano

Leonidas Vio el autoestacionado en la oscuridad. Por primera vez vio la placa 5-8. Elhombre sonrío, le gustaba una muchacha cuyo padre era marino, la dueña de la pensión donde vivía estaba empatada con un marino.Tenía como novio a un marino. De seguro el iría preso por un marino si las cosas se ponían mal. Entro con cuidado en la casa. De tanto caminar en lo oscuro se conocía el sitio de todo. Caminó sin ruidoy se oía a través de la cortina el silencioso susurro ahogado.

Dale papaíto. Dale. Más duro.¿Qué te pasa papi? Pero dale. Así. ¿Papi?. Se oía el murmullo

Leonidas casi soltó lacarcajada con los zapatos en la mano. El tipo no podía. Atino a oír a lo lejos un ahogado sollozo.

Leonidas durmió hasta tarde.Era sábado. No tenía ni dinero ni dónde ir. Se dispuso a estudiar todo el día y comería algún pan de trigo el domingo. Luego de un suspiro tomo su libro de Derecho Procesal administrativo y seenfrascó en él.

Escuchó la fuerte discusión,luego el más fuerte portazo. Después silencio. Como a la hora entróla mujer a su humilde habitación. Tenía un paño nada más y los ojos húmedos.

No me tengas miedo. No metengas miedo. Te traigo un regalo – le dijo poniendo su dedo en la boca. Su paño cayó al piso y ella misma le bajo los interiores.Después que vio quiso huir, pero era muy tarde. Leonidas prestamentese lo impidió.

Al minuto cayeron en la cama,ella con desorbitada mirada, placenteros gemidos. Combatieron con violencia, en silencio durante un rato, con el rítmico sonido de los resortes de la cama, bajo el calor del techo de zinc.

Luego se fue en el mismo silencio, dejando a Leónidas con hambre de más.

La culpa es de él. La culpa esde él.-- Se justificó en el cuarto, abismada de lo que había hecho, con las caderas doloridas,pero más contenta que mendigo que acierta la lotería de Caracas el primer premio.

VIII



Fonseca Figueroa no obtuvo ninguna información. No vio nada diferente a lo que todo el mundo veía y comentaba. Era un mundo sin ley regido por el contrabando a la luz del día. Venta ilegal de combustible la luz del día. Venta ilegal de licores y cigarrillos a la luz del día. Las autoridades Participaban en todos los negocios también a la luz del día.Fonseca no dudo ni por un segundo que el espía también actuaba normalmente a la luz del día. En Aruba vio cómo cargaban los buques delante de todo el mundo.

A lo lejos vio a Tobías Kaki en un lanchón pescando a pleno sol. Era evidente que el tambiénbuscaba al espía. Mejor no contactarlo. De segur el espía andabapor ahí y los veía a ambos. Cualquier persona nueva lo alertaría haciéndolo esconderse. El era el nuevo. Mejor un bajo perfil y tomar un mojito en el malecón. Se mantuvo paseando en el malecón como otros tantos más. Llegó la noche y vio a Kaki llevar un inmenso pez. El hombre era pescador,evidentemente era bueno. Por curiosidad lo siguió. El otro no utilizaba ninguna técnica de despiste. Caminaba tranquilamente por el medio del malecón, saludando a todo el mundo. El hombre se introdujo en un hotel y bastante bueno por lo demás. El igualmente hizo el recorrido contrario. Esa misma noche saldría en un peñero que miembros del sindicato petrolero le habían conseguido para ir hasta Adicora. Tenía una reunión política en Coro a las seis de la tarde del dia siguiente .



Entró a su cuarto. Se ducho .Sintió la piedra romper el cristal dela ventana. Salió envuelto en una toalla. Vio los vidrios y la inmensa piedra. Con extrema precaución se asomó a la calle. Gente caminando tranquilamente por el malecón. Vio la sombra y lo identificó.Sus alertas se dispararon e inmediatamente se ocultó. La ráfaga atravesó la pared justo donde él estaba. Fonseca Figueroa se desplomo agonizante. En el último microsegundo de su vida, entre eli nmenso dolor y los incontrolables estertores entendió que había encontrado al espía.


0

Continua capitulo 3

 Para otorgar puntos debes Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
    Votos: 0
| Puntos: 0




Enviar comentario

mensaje
Para poder enviar tu comentario primero debes estar registrado e Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Mensaje:     
Por favor ingrese los números de la imágen inferior (*):

Visual CAPTCHA

 
 


Volver Volver | Subir Subir | Imprimir escrito [Imprimir] | Enviar por e-mail [Enviar por email]

Autor
avatar
  • edrapecor55  bandera
  • Offline Hombre 
  • 5
    Publicaciones
  • 0
    Puntos
  • 6
    Comentarios



Condiciones de Uso y Publicación
 

ENCUÉNTRANOS     CONTÁCTANOS 

El uso de este sitio web implica la aceptacion de las Condiciones de uso y publicacion de Tuloescribes.com
www.soyaustral.com

Copyright © 2015 – Todos los derechos reservados - Sitio auditado por Google Analytics

Sitios de internet dinámicos , diseño web y hosting: usewww