¡Anunciá en Tuloescribes!      contacto Contacto      regístrate Registrate       iniciar sesión Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>

                    . : Comunidad de Literatura : .



por: autor palabra
Sábado 24 de Junio de 2017

¿la visa de mis sueños?. parte 2...

Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Categoría: Novelas | Fecha: 12/04/2017
Facebook
Bajar escrito en PDF    
Enviar por e-mail    
Imprimir escrito    
Agregar a Mi Biblioteca    


Viene de la ¿Visa de Mis Sueños?
Me senté. La muchacha me miró con una cara de triunfo en su rostro. Escuché mostrando la mejor de mis expresiones de hastió.

Como sabes hay problemas en la ruta de Oriente. La Licenciada Yuleizi va a apoyar a la Sra. Barreiro. Necesito que nos des soportes desde aquí. Los dos analistas están de permiso. Ella va a estar en Oriente. Te necesito aquí en la trinchera. Esta demás decirte y suplicarte que no te equivoques, trata de ayudar haciendo las cosas bien, que por tu culpa estamos en esta situación.

¿Eso es todo?—dije, preparándome para levantarme.

Eso es todo. Gracias Landaeta. Después hablo contigo. Necesito explicarle varias estrategias a la Licenciada Yuleizi. —me dice el hombre con un gesto en su mano para que saliera.

Termine de pararme de la silla. Salí sin saludar. ¿Quiere que me quede en la trinchera?. Me voy a quedar. El trabajo atrasado se queda atrasado. El de la niñita rápida en abrir las piernas se queda exactamente donde está. Solo voy a aprovechar el tiempo en buscar oportunidades de trabajo afuera. Total. Mi salida de aquí solo se pospone unas horas más.

III

A las 5.0000 PM, fui el primero en salir, sin despedirme de nadie en la oficina. Fui directo a mi edificio. Con una gran bocanada de aire, abrí el capot de mi Destartalada Blazer. En la primera ojeada vi la falla. Al colocarle refrigerante, olvide colocar la tapa en el botellón de retorno. Eso era todo. Llenar nuevamente de refrigerante y cerrar el botellón. Rogar que la empacadura de la cámara no se hubiera quemado y bueno, esperar algunos minutos para la próxima falla. Junte los dedos y pase la llave. Encendió a la primera. Suspire. Era la primera que ganaba en meses.

Entre al edificio. Había una reunión del Condominio de Vecinos en el salón de fiestas. Puse mi cara de Roca; para evitar que se dirigieran a mí. Yo soy el único mala paga, Yo, El mal vecino. El que no comparte ni trata a nadie. El que en navidad no le desea felices pascuas ni le da el saludo de año nuevo a nadie, por supuesto todos se alejan de mí como a un leproso. Seguí de largo. Pero en la puerta del ascensor me detuve. Era un escándalo del noveno infierno. Sin querer me devolví sobre mis pasos, y asomé en el salón, procurando no ser visto; no sea que me cobraran ahí mismo, delante de todo el mundo, los meses atrasados.

Estaba un tribunal mercantil, embargando los ascensores. ¿Por qué?. Pues los directivos de la Junta del Condominio se habían robado el dinero. Habían dado recibos falsos de pago a sus cómplices. Faltaba una montaña de pagos de los vecinos que si habían cancelado sus cuotas. El único que no había sido estafado, era precisamente yo. Había una auditoria de la policía. Los del condominio se habían mudado a media noche. Tenía algún tiempo para ponerme al día mientras se arreglaban las cosas. ¡Asombroso¡. Segunda vez que medio ganaba una.

Entre a mi apartamento y fui directo a mi laptop asignado por la empresa. Fui a mi Facebook. Tenía una invitación de amistad. Me asombre. La súper bombón de la vendedora Corporativa de la ruta de Oriente me enviaba una invitación de amistad. Inmediatamente acepte. Irene Barreiro .Vi sus fotos. Sus amigos. Todos triunfadores. Gerentes, médicos, ingenieros, empresarios, comerciantes. Ese cuerpo monumental tenía muchos aspirantes a posarse en él. Tantos como la Quinta División de Infantería de Selva.

Falta el mío—dije sin poderme contener, viendo sus fotos donde ella la pasaba bastante bien y divirtiéndose en las innumerables actividades extra laborales de la empresa, Rally de bicicletas montañeras, deportes de riesgo, parapente, sky acuático, buceo en alta mar, escala de montañas en los Andes. Veladas campestres y llaneras. Concursos de aficionados a la música, Bowling, Softball, Futtsal. Por un segundo mi mente me explicó que jamás había practicado nada de eso. ¿Pero que estoy pensando?. Nunca se fijaría en un tipo tan mal vestido como yo. No era de su era espacial. Yo pertenezco a la basura de infrahumanos que tratan de sobrevivir en ésta misería IV

No me despidieron. Pasaron varios días, en perfecta tranquilidad. Definitivamente dejé de tratar a todos mis compañeros de trabajo. ¿Para qué? . Estoy convencido que pronto estaré buscando trabajo quien sabe dónde.

Llegó un nuevo analista, para la sección de proyectos. Vivió en Austria. Me lo presentaron y le regale una mirada de mi mayor indiferencia. Otro incapaz que no lo logró. Otro fracasado. Vivió en Austria y se devolvió a ésta cloaca.

En el comedor coincidimos. Trató de charlar conmigo. Inmediatamente me levanté de la mesa y lo dejé con la palabra en la boca. Me fui a comer parado en el mostrador. No soporto a los mediocres. Me parece que estoy viéndome en un espejo. Yo si lo voy a lograr. Yo si me voy a ir a vivir a Inglaterra.

Repentinamente comenzaron a quitarme tareas. Es el anuncio que pronto uno se va. También se hizo una reunión de emergencia en el departamento y no me dijeron. Me fui cinco minutos antes de salir.

El jueves a las 5 mi gerente me llamo.

¡Ya era tiempo¡-- dije para mí mismo. Sin arreglar mi escritorio, fui a la oficina del gerente. De seguro me daba mi carta de renuncia. Total ya no tenía nada personal en el escritorio.

V

Quince minutos después todavía estaba en la oficina del gerente. Me mantenía en silencio, escuchando sin poder creer lo que oía.

Yuleizi Henao fue a apoyar a Irene, la vendedora Corporativa de Oriente. Tenía casi una semana por allá. Hasta QUE Irene Llamó escasa una hora antes hecha una furia. Cosa más que rara en una mujer tan equilibrada. Pero no era para menos.

La joven Yuleizi fue a todos los almuerzos de trabajo y no sabía ni agarrar un tenedor. Se propasó con todos los distribuidores. Ordinaria y corriente a más no poder. En una recepción con apenas dos tragos se convirtió en un payaso ridículo y parlanchín, bailando "perreao" y exhibiéndose como una prostituta. Cosa que no era de extrañar. Después metió la pata hasta el cuello cuando dijo los precios tipo A, sin ninguna necesidad ante el proveedor del Sindicato petrolero. Ahora el hombre quería una revisión de Todas y todas sus comisiones.

Después en una presentación en el grupo de Bioplasticos, se la pasó toda la tarde sentada en el presídium hablando por teléfono celular quien sabe con quién. Cuando le hicieron una pregunta, la respuesta que dio, hizo reír a los presentes por diez minutos.

El gerente me miró francamente asustado.

José Rafael. Sé que han habido algunos malentendidos. Debemos recomenzar todo otra vez. Hay que salvar el departamento. Debes partir inmediatamente a Maturín. Ya la Licenciada Yuleizi no va a seguir con nosotros. Yo sé que puedes acomodar las cosas. Yo mismo le sugerí al Sr Phillips que vayas. Tienes carta blanca en todo.

Guardé silencio. Vaya, vaya con la Licenciada. Aparte de puta, también era bruta.

No puedo garantizar que salve nada.—dije con fastidio

Discutiremos tu sueldo al venir—me dijo el gerente, buscando enganchar conmigo una vez más.

Mejor mientras estoy allá. Eso sería un buen incentivo.

Hecho. Lo veras. —asintió tragándose sus gestos anteriores el gerente, sabía que lo tenía en mis manos.

Debería verlo. Si no me devuelvo. Total. Sé que al llegar me vas a despedir.

El señor Phillips está de acuerdo que tomes las medidas necesarias. Nadie ha hablado de despedirte. Si alguien lo dijo. Pues ese alguien se va—me dijo descaradamente mi gerente, con una cara del Arcángel San Miguel.

Tres horas después estaba en el aeropuerto de Maturín. En el vuelo leí algunas entradas viejas de mi Facebook. En el mi ex esposa me había insultado públicamente. Poniendo en mí muro, que no le daba dinero para la manutención de nuestro hijo. Que fui un borracho, que vivía de su trabajo. Cerré los ojos. Era una noticia que la vendedora del Oriente había leído sin duda.

Volví a ver.

Estaban fotos de mi ex. Su nuevo quinto esposo y mi hijo. Todos en Disneylandia. Fotos con Mickey, en el castillo, con Blanca Nieves. Las pistas de carreras. Y un "GRACIAS PAPI", puesto por mi hijo en una foto etiquetada junto al tipo ese.

Un extraño y doloroso sentimiento me invadió. Estaba claro que tampoco tenía hijo. Podía irme en este mismo instante adonde fuera, que a nadie le haría falta, ni cuenta se darían.

Al llegar al aeropuerto, una apresurada Irene me recibió. Nos fuimos en una Toyota Fortuner Turbo Diesel Hibrida, para visitar inmediatamente al proveedor. A pesar de ser casi las 10 de la noche. No podíamos perder tiempo. Duramos ahí hasta las dos de la mañana. Vi sus costos. Su beneficio. Me ajusté. Propuse, discutimos, regateamos, nos entendimos nuevamente. A las dos de la mañana nos fuimos todos a celebrar. Total la próxima reunión seria a las 2 de la tarde.

Fuimos a una discoteca de lujo. Bebimos. Por primera vez en años bailé. Me asombré de encontrarme riendo. Al amanecer bailé una balada divina con Irene. Fue mágico. Fue divino. Fue volver a tener la sensación de tocar una piel divina, del aroma de un pelo precioso. Por un momento mis ojos se llenaron de lágrimas. Casi era un ser humano otra vez.

A las 7 de la mañana llegamos al Taguapire Hilton. Irene se durmió. Me entregó las tarjetas computarizadas de las puertas de habitación Me vi obligado a llevarla a una habitación al azar de las dos. No sabía cuál era la mía, ni la de ella. Entre en una.

A las 2 de la tarde tenemos que estar en Carúpano— susurro casi dormida.--¿No te vas a propasar conmigo?¿Verdad que no?

La coloque en la cama. Estaba completamente dormida. Era magnifico verla así. Salí en silencio y me acosté en la sala. Dormí inmediatamente. Comprendo absolutamente que ella dentro de un rato volverá a ser formal. Sé que tendré nuevamente la distancia que no se debe cruzar entre ambos. Conozco perfectamente mis límites.

A las 11 am ella abrió la puerta. Todavía medio dormida. Todavía medio ebria.

¿No hicimos nada anoche?—me preguntó a quemarropa. Con sus angustiosos ojos hinchados por la resaca

¿Este es tu cuarto?.—No sabía muy bien donde estaba y no reconocía la amplia sala del loft.

No se.—dije tratando infructuosamente de sentarme.

Ella miró desorientada.

Fue una porno extremadamente brutal—le dije ya completamente despabilado.

¡Oh por dios¡.—contestó aterrada, llevándose sus manos al pecho.

No hubiera podido.—aclaré riéndome

Ambos nos reímos. Para llevarnos la manos a la cabeza inmediatamente por el inmenso dolor.

Yo tampoco—dijo y no paramos de reír.

A las dos en punto. Detrás de unos inmensos lentes negros, estábamos a las dos de la tarde en Carúpano. La batalla duró hasta las 8 de la noche. Otra fiesta se avecinaba. Pero no quise participar. Me devolví al aeropuerto. Era suficiente.

Gracias de verdad. Salvaste mi esfuerzo de muchos años. De verdad estoy más que agradecida.—me dijo con una mirada tumba helicópteros

Hoy por ti...

Mañana por mí—completó ella. Dándome la mano. Fue la segunda vez que algo sucedió. Algo que no podía ni aspirar. Ella es un premio para otros. No para un vulgar como yo. Ella volvía a ser quien era. Yo seguía siendo quien soy. Pero algo sucedió.

Continua.....
Si llegastes hasta aqui, supongo te gusto. Te doy las gracias precisamente a ti, pues me has leido. Gracias por el apoyo #edrapecor

 Para otorgar puntos debes Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
    Votos: 0
| Puntos: 0




Enviar comentario

mensaje
Para poder enviar tu comentario primero debes estar registrado e Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Mensaje:     
Por favor ingrese los números de la imágen inferior (*):

Visual CAPTCHA

 
 


Volver Volver | Subir Subir | Imprimir escrito [Imprimir] | Enviar por e-mail [Enviar por email]

Autor
avatar
  • edrapecor55  bandera
  • Offline Hombre 
  • 5
    Publicaciones
  • 0
    Puntos
  • 6
    Comentarios



Condiciones de Uso y Publicación
 

ENCUÉNTRANOS     CONTÁCTANOS 

El uso de este sitio web implica la aceptacion de las Condiciones de uso y publicacion de Tuloescribes.com
www.soyaustral.com

Copyright © 2015 – Todos los derechos reservados - Sitio auditado por Google Analytics

diseño de sitios web autoadministrables y responsivos: useweb